LA NGANGA

Ref: El Libro del Palo

ImagenNganga significa “misterio”, “alma” o “fuerza”. En África lo que llamamos Palero (sacerdote de palo) se denomina ” Nganga ” . En Cuba ,  nganga se refiere al caldero que está en el centro de nuestra práctica . Este caldero también se llama “prenda”. La fabricación de una nganga implica la firma de un pacto entre una vida que es y una que ha pasado al mundo espiritual . Un espíritu que acuerda trabajar con un Palero de esta manera se llama un “luzambi  nganga ” o “ndoki nganga”. La fabricación de un nganga implica el ir al monte y al cementerio, el pacto con un espíritu, y el saber controlar ese espíritu. En el cementerio uno encuentra los restos humanos que se necesitan para la nganga; en el monte las plantas y los espíritus que uno necesita para entrar en contacto . El cementerio y el monte no son tan diferentes, en ambos

Encuentra el Nfumbi , las almas que quieren hacer un pacto con el Palero. Una nganga puede ser heredada, pero es hecho más común que sea especialmente fabricada por el padrino para el ngangulero  nuevo. En viejas munansos, se tomaría por lo menos siete años después del “rayamiento” para que un Palero sea considerado como ngangulero. Debido a los exigencias de la vida moderna, el tiempo se ha acortado a un año y a siete días en la mayoría de las munansos. El Padrino “monta” (fabrica) la nganga poniendo dentro del caldero los huesos, los palos, las hierbas, las tierras, los caparazones de animales, y otros ingredientes secretos que dan la vida a la nganga . Cada nganga debe tener uno tan (piedra) o piedra de rayo (punta de flecha de piedra), también llamado matari. Estas piedras oscuras, planas, alargadas son acentuadas en un extremo y tienen rayas blancas el funcionar a través de ellas. Son consagradas a Siete Rayos. La piedra se debe alimentar con la sangre de un sacrificio, menga, por separado. Entonces “come” otra vez cuando se alimenta la nganga entera. Las ceremonias de la iniciación se deben hacer durante la Luna Nueva, tangu o oshuka guamiaku, o durante la Luna Llena, oshuka dida . Nunca durante la Luna Menguante, oshuka aro, una época en que las plantas pierden sus energías.

El rezo siguiente se ofrece a la Luna Nueva:

Luna nueva, yo te saludo, dame salud, tranquilidad

al mundo, que no haya guerra, ni enfermedad,

aquí te doy una moneda pa’que no nos falte el pan ni a mi

ni a mis hijos, familiares, amigos, y enemigos.

Luego tres “Padres Nuestros, ” tres “Ave Marías ,” y un “Gloria” son recitados, seguidos por el rezo siguiente de Lukumi:

Chukwa madeni

Ochukwa made rawo

Ochukwa madeni

Ochukwa made rawo

Solodde guini guini eco eco

Ochukwa imabere inawo

Inawo ima were

Madre Luna es madrina de todos los magos. Ella es la reina de todos los cuerpos divinos. La luna preside toda la iniciación de los nganguleros. Ella es “Mama Mposi,” la “Todo-Madre.” Durante la Luna Llena el padrino, el mayordomo, y el ngangulero futuro van al cementerio, preguntando con los chamolongos o con el oráculo del obi al pie de cada sepulcro si ese muerto (persona muerta) desea trabajar con ellos. Si el oráculo da una respuesta positiva, entonces el padrino derrama un poco de ron (malafo) por el sepulcro, listos para escuchar algunos sonidos de retumbo que indicarán que el espíritu del cuerpo muerto enterrado dentro del sepulcro elegido está impaciente para trabajar con él.

El paso siguiente es formar una cruz sobre el sepulcro usando el ron. El sepulcro entonces se abre y la kiyumba (cráneo), los dedos, los dedos del pie, las tibias, y las costillas se quitan del cadáver y se colocan dentro de un bolso negro grande.

De vuelta a la munanso, el bolso negro que contiene los huesos se cubre con una hoja blanca mientras que cuatro velas blancas se encienden alrededor de él. El padrino entonces dice en voz alta el nombre de la persona muerta, que había sido copiado de la piedra sepulcral. Siete pilas pequeñas de pólvora (fula) se colocan encima de uno de los lados planos de un cuchillo grande llamado machete. Si todas estallan en el mismo tiempo en que el fuego se aplica a una de ellas, significa que el espíritu (nfumbi) ha acordado convertirse en el espíritu residente de la nganga.

Usando un lápiz, el padrino entonces escribe el nombre del nfumbi en un pedazo del pergamino o de la bolsa de papel del marrón, colocándolo en el fondo del caldero que se convertirá en la prenda del nuevo ngangulero . El padrino ahora agrega los huesos al nombre del hombre muerto, siete monedas de plata, la piedra previamente preparada, y una hoja de afeitar (preferiblemente la que había sido utilizado para cortar rasguños en la piel del nuevo ngangulero). Un pollo o un gallo negro se ofrecen a la nganga en fabricación para asegurar el bienestar de la continuación de los procedimientos.

Otros sacrificios también ocurren en este tiempo.

Otros ingredientes que componen la nganga: tierra tomada de los cuatro puntos que rodean el sepulcro (norte, sur, este, y oeste), un pedazo ahuecado de bambú de cerca de dos pulgadas de diámetro y seis a doce pulgadas de largo que han sido llenadas previamente de mercurio , agua de mar, y arena de una playa, que habrá sido sellada adentro con cera de abejas; los restos de un perro negro pequeño que sirva para los nfumbis como animal doméstico y mensajero, suciedades, los veintiuno palos necesarios , termitas, un palo muerto, arañas, lagartos, un ciempiés, un sapo, cinamomo, pimienta, jengibre, una cebolla blanca, y más tierra del sepulcro. El caldero entonces se lleva al cementerio, donde se entierra el viernes en un punto donde no será perturbada, preferiblemente cerca del sepulcro del nfumbi. La nganga se deja enterrada por tres semanas.

Después de transcurridas las tres semanas , la nganga se saca para arriba, se sacrifica un pollo sobre el terreno y nueve peniques son dejados en el agujero de donde se retiró la nganga. Esto es un pago simbólico a las fuerzas que gobiernan el cementerio y un recordatorio que uno no recibe cualquier cosa en este mundo sin pagar por ella. La nganga se lleva inmediatamente al monte, donde se entierra al lado de Iroko o de otro árbol sagrado de nuevo por otras tres semanas.

Pasadas las tres semanas, el caldero se quita de ese punto y, después de que al espíritu del árbol se le haya ofrecido un pollo y ocho peniques (o seis si es un árbol de palma), el caldero se lleva a la munanso. Se coloca al lado de la nganga principal del templo y debe permanecer allí tres semanas más para que reciba el ashé (fuerza).

Al cabo de estas tres semanas, se ofrece como sacrificio un gallo negro que se raja pero no se descabeza por la garganta .Se agrega después ron, nuez moscada molida , vino blanco seco y el Agua de Florida a la nganga . Tras esto estará lista para ocupar su lugar de honor en la casa del nuevo ngangulero.

Existe un tipo tradicional de nganga (ya en desuso) llamado nganga boumba . Esta nganga utiliza un bolso de arpillera como receptáculo, en lugar de un caldero. Esta nganga requiere como ingredientes los veintiún fundamentales palos , las piernas, las cabezas, y los corazones de los animales siguientes : un perro, un gato, una comadreja (se puede sustituir por una rata), una cabra negra, un gorrión, un búho, un palo, un buitre, un pájaro carpintero, un mirlo y un loro . Más los restos de una serpiente, de un lagarto, de un sapo, de una rana, de una tarántula , de un escorpión, de un ciempiés, de una avispa, de una libélula, de hormigas rojas, de termitas, de gusanos, y de orugas. Originalmente, todas las prendas malvadas fueron mantenidas en bolsos de arpillera, no calderos pues el caldero, como representativo del dios justicia-cariñoso Zarabanda, no se presta a estar al servicio del mal. La boumba, también llamada sacu-sacu, era guardada colgada por una cuerda del techo del padrino. El padrino tenía que cantar el mambo siguiente al sacu-sacu antes de bajarlo al piso:

Ay Lembe Lembe Lembe

Mi caballo ‘ta ‘tropiao

Malembe yaya

Lembe Lembe Malembe

Ándale siete legua

Que yo vengo

Cuando llegue aquí

Lembe Lembe Malembe

Siete legua que yo vengo

Gurubana con licencia

Jacinto congo ta la loma

Estas ngangas de arpillera también fueron llamadas “macutos.” Antes de bajarla, el padrino barría el piso debajo de ella con mucha ceremonia mientras cantaba el siguiente mambo:

Barre, barre, barre, basura

Barre, barre, barre, basura

Simbico, Simbico

Tata Nganga ya limpio piso

El Tata entonces firmaría su firma en el piso usando las cenizas o la tiza blanca (cascarilla o pembe). El Tata también dibujaría la muestra tradicional de Palo para el universo (véase abajo), cantando luego el mambo siguiente :

Mpati! Mpati!

Npembe Simbi ko?

Mpati! Mpati!

Npembe Simbi ko, Simbi ko?

Como Tata te mando

Abajo nganga

Bájalo, mi Mama

Como Tata te mando

Bájalo, mi

MamaTrailo, trailo, mi nganga

Trailo, nganga, como paso l’inguana

Despacio como anda camaleón

Los palos entonces serían tomados cuidadosamente del bolso y se colocarían inclinados apoyados en una pared en posición vertical, derechos. Mientras se realizara esta operación, el Tata cantaría el mambo siguiente:

Paralo, paralo mi Mama

Como Tata te mando

Paralo, paralo, Simbico

Pa’que yo jura mi Mama

Simbico, páralo

Mientras que continuaba organizando el contenido del sacu-sacu, el padrino continuaría cantando:

Yaya patempolo

pa’to io mundo Simbico

Yaya patempolo

Yaya María Nganga

Ya vamo a ve’ Simbico

Que patimpolo goya ya que patimpolo

Mambe Dios

Mambe Dios

Una vez que el sacu-sacu fuera organizado en el piso, el Tata y su ayudan te procederían a soplar ron o aguardiente en él, también ofreciendo el humo del cigarro a la nganga mientras que cantaría :

Sala mi nganga, sala la o

Nsunga de vuelta ligenia

Arriba mundo to mocua

Singa, vamo’nsunga

Yimbila, yimbila

Inmediatamente, luego el Tata cantaría el siguiente:

Mayombe fue bueno en guinea

Con lonyaya, lonyaya

Cuando viene,

Vamo a ve

Susundama ya ta pinta nganga

Mayombe bueno en Guinea

Mama Lola da licencia

Abre camino

Mayombe fue bueno en Guinea

Mayombe abre camino

Chikirungoma recogí

Chikirungoma a recoge

Vamo recoge

Después de trabajar con el sacu-sacu, el Tata colocaría cuidadosamente todo dentro del bolso de arpillera y colgaría el nganga detrás del techo. Tal era la manera del nganga del sacu-sacu hace mucho tiempo.

La vida de cada nganga es mantenida por los palos del monte (nfinda), por el espíritu que ha elegido residir en ella , y por todos los animales que contiene

La nganga es un micro-universo que refleja todos que uno pueda encontrar en el mundo más grande, bueno y malvado. Esta es la razón por la cual tantos ingredientes entran en una nganga, porque debe reflejar las fuerzas del universo, las fuerzas que se concentran en una nganga que se utilizarán por el ngangulero .

Desde que Andrés Petit inició blancos en Palo a mediados de 1840 , los miembros de todas las razas y nacionalidades han descubierto esta trayectoria que, mientras que no está para cada uno, cada uno puede beneficiarse de él.

Para ser un ngangulero, una persona debe tener un carácter estable, una mente fuerte, la fe en dios y los orishas, el respecto y obediencia para su padrino, y la humildad en poner las palabras adecuadas para que los espíritus realicen lo que se les ordene. Es una responsabilidad enorme así como un gran privilegio.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s