Aggayú,

AggayúAggayú, el dueño del rio, tuvo amores con Yemayá y de ellos nació Changó. Pero Yemayá no lo quiso y Obatalá lo recogió y lo crió. Al reconocerlo como hijo, le puso un collar blanco y punzó, le dijo que sería rey del mundo y le fabricó un castillo. Changó bajó al Congo y se hizo un muchachón tan revoltoso que Madre de Agua Kalunga lo tuve que expulsar de allí. Entonces tomó su tablero, su castillo y su pilón, con los que había bajado del cielo, y emprendió el camino del destierro. Andando y andando, se encontró con Orula, a quien le dio el tablero porque sabía que era hombre de respecto y lo iba a cuidar.

Changó se quedó adivinando con caracoles y coco, cantando, fiesteando y buscando broncas. Se casó con Obba, pero también vivía fijo con Oyá y Ochún. Oyá, como se sabe, era la mujer de Oggún, pero se enamoró de Changó y se dejó robar por el. Este rapto dio origen a una guerra tremenda entre Changó y Oggún. En cierta ocasión Changó tuvo que esconderse de sus enemigos, que querían cortarle la cabeza, y se metió en casa de Oyá. Oyá se cortó sus trenzas y se las puso, lo vistió con su ropa y lo adornó con sus prendas. Cuando Changó salió de la casa, sus enemigos, muy respetuosos, creyeron que era la santa, le abrieron paso y lo dejaron escapar.

Cuentan que como Changó peleaba y no tenía armas, Osain, que era su padrino, le preparó el secreto (ingredientes) del güiro. Cuando lo tocaba con el dedo y se lo llevaba a la boca, podía echar candela por ella. Con eso vencía a sus enemigos. Cuando se oye tronar, se dice que es porque Changó anda de rumbantela con sus mujeres o que cabalga por el cielo.

Changó tiene tres mensajeros: Araúa (el trueno), Mana Mana (el rayo) y Biri Aimeyé (la oscuridad). Recibe el nombre de Eletimo, que significa “propietario del conocimiento y el Ojo Brillante”.

Combate desde la copa del árbol odán (jagüey macho) y, desde él, salvó a Oddúa con su oche cuando sus enemigos lo perseguían. También es propietario del árbol ewe iré (caucho de lages) que él llama tente en pié. Con los palos moruros y puesta del sol preparó el secreto de Osun. Conoce el remedio para curar la lepra, ya que con la ayuda de Osain, salvó a su hermano Babalú Ayé cuando éste enfermó, y se le identifica con un leopardo o un tigre que se lava con la sangre del carnero. El nombre del brujo de Changó es Lakín Shekún y, dicen que con su aliento, mata y salva.

El yunque que lleva Obba entre sus herramientas y que está hecho de madera de ácana, se lo regaló Changó como presente de bodas y, dicen los yorubas, que lo hizo el mismo día que labró su oche.

Changó en Eyilá Chebora (12) prohíbe fumar, pues fue en este oddun donde cocinó todos los ñames con el aire que sale por la nariz, y se le pone un collar blanco y rojo, con cuatro caracoles y cuatro glorias azules. Para este orisha no hay camino cerrado y le gustan mucho los higos, tanto frescos como secos. Vive en los árboles que tienen curujey encima. El y Elegguá hablan al amanecer.

Por:  Comunidad Religiosa

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s