Los seres humanos sacrifican a sus divinidades

seresLos seres humanos sacrifican a sus divinidades, que siempre estarán en la parte derecha, pero Echu, quien reparte a ambas partes, es el primero que recibe todos los sacrificios y luego los repartirá acorde a la naturaleza de la ofrenda.

Así todos estarán contentos y felices; habrá balance y armonía. Por ejemplo, si la persona está enferma y le sacrificó a su deidad tutora, Echu repartirá el sacrificio y le ordenará a la enfermedad (Arun) que se aleje y no afecte más a la persona en aflicción y le ordenará a la salud (Aisan) que entre al cuerpo de la persona para que esta sane. Así se logrará una pequeña paz temporal o un cese al fuego por espacio de corto tiempo; mañana por supuesto, será otro día que nos traerá la necesidad de volver a sacrificar para afrontar a algún otro Ajogun o un nuevo proyecto que nos llega en el transcurso de la vida.

Oluwo Adrian de Souza Hernandez

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s