IBI ORI

ODU IRE O IBIEn la cultura tradicional Yoruba, hombres y mujeres quienes están
comprometidos a la disciplina espiritual de ifá van a través de una serie de ritos
de pasajes que ponen la conciencia de la persona en alineación con las
responsabilidades de su grupo de edad. Por ejemplo, una ceremonia nombrada
(esentaiye) determina el destino de un infante a una temprana edad y da a la
comunidad guías claras en cómo seguirle la pista al niño en el entrenamiento y
preparación para la vida como un adulto. El rito de pubertad prepara al niño
para las responsabilidades de formar una familia para volverse un padre. Varias
iniciaciones de Orisa preparan al adulto para asumir una posición responsable
entre la comunidad.
La cultura del Oeste tiende a ignorar la importancia de los ritos del pasaje
como una herramienta para sostener el desarrollo personal. Cuando la
adivinación viene con ibi ori para alguien viviendo fuera de la cultura Yoruba
tradicional, el proceso de ire puede involucrar, tomar al cliente a través de uno o
más ritos del pasaje, hasta que su madurez desarrollada sea igualada con su
edad biológica. En este instante, el proceso de hacer ebó para resolver un
problema, podría requerir meses o hasta años de preparación antes de que el ebó
tuviera verdadero impacto en la conciencia de la persona. El ebó fue
originalmente creado como un remedio efectivo en una comunidad donde la
disciplina espiritual es y fue una norma. La preparación para hacer efectivo un
ebó, fuera de su contexto, puede requerir llevar a una persona a través de una
ceremonia nombrada, un rito de pubertad y varias iniciaciones. En este instante,
en lugar de consultar constantemente un nuevo Odu para preguntar acerca de
un problema que ya esta evidente, el adivinador puede chequear el proceso del
cliente, marcando periódicamente el Odu original en la bandeja de Ifá para
consultar el Odu original en la pregunta del progreso de la persona. Esto puede
ser hecho pidiendo a Ifá por un Odu que da claridad a la pregunta de progreso
hacia la transformación de ibi en ire.
Por ejemplo, si una persona ha experimentado un trauma serio cuando
fue niño frecuentemente el niño bloque el trauma provocando una experiencia
fuera del cuerpo que desasocia la conciencia del niño del origen del dolor.
Adultos quienes no están percatados de este mecanismo de provocación, se
enfrentan dificultades actuales de la misma manera. Para un niño, esto es
extremadamente ineficaz literalmente causando una pérdida de memoria,
accidentes y un sentido profundo de confusión. El proceso de curación
involucra tener a la persona en su propio cuerpo mientras ellos vuelven a llamar
y eliminan los efectos de las dificultades tempranas. Esto puede tomar varios
años.
No hay necesidad de regresar constantemente al oráculo y preguntar
acerca del problema, porque el problema ya ha sido identificado durante la
primera adivinación. La persona que está yendo a través del proceso de
curación, puede necesitar consultar el oráculo periódicamente para monitorear
el proceso.
Esto puede hacerse marcando el primer Odu que identificó el asunto y
luego usar la opele para consultar el Odu para comentario. Si el problema
original vino en Ika Iwori, hay elementos de embrujamiento de uno mismo
involucrados, basados en el bajo autoestima. En el proceso de transformar ésta
situación, debe haber periodos de trabajo intenso, seguidos por periodos de
descanso.
Usando la opele para consultar el Odu original, es una manera de hacer un
juicio acerca de cuando empujar y cuando parar. Es posible consultar a un
nuevo Odu cada vez que veas a la persona que esta involucrada en una curación
de largo tiempo, pero en mi experiencia, esto se vuelve repetitivo. Una regla
básica de adivinación es que no le preguntes a Ifá una pregunta a la que ya sabes
la respuesta.
Ibi ori usualmente requiere una abori (limpieza de cabeza) para que se
vallan lavando los efectos negativos del desarrollo restringido. En este país, los
efectos negativos de una familia disfuncional, comportamiento adictivo, abuso
sexual, abuso físico muy a menudo acompaña al desarrollo restringido. Hay una
regla muy importante con respecto a estos asuntos como sigue:

El asunto de elevación espiritual a través
de ritos de pasaje, no pueden ser dirigidos
efectivamente hasta que el trauma de la
disfunción sea curada. De otro modo estás
simplemente elevando la herida y no
curando el origen del trauma.

Iniciando a alguien sin sanar el núcleo de sus asuntos, eleva la
disfunción. Esto significa que los problemas se vuelven más sólidos y no son
percibidos como problemas. Llamo a esto, deificando la disfunción. Deificando
la disfunción resulta que sean la volunta de Orisa. Como una comunidad, la
elevación de ibi se ha vuelto la epidemia en este país. No contribuyas a este
problema.
Si la persona no entiende la importancia ó el valor de los ritos del pasaje,
recomiendo que lean el libro de John Bradshaw Home coming y hacer todos los
ejercicios al final de cada capitulo. Toma normalmente un año para trabajar a
través de este libro y el adivinador necesita estar disponible para nutrir a la
persona más allá de los momentos difíciles en el proceso. La adivinación es una
responsabilidad seria. No todos los problemas se van con una computadora
rápida. Si no estas dispuesto ó capaz de tomar responsabilidades para
problemas que puedan requerir años de trabajo para resolver, no estas listo para
hacer adivinación. La idea de que cada problema puede resolverse haciendo un
ritual mágico, no está en lo correcto. Si el ori de la persona con el problema no
está transformado, haciendo un ritual mágico para una persona es simplemente
hacerlos dependientes de la persona que esta haciendo el ritual. Esta clase de
dependencia es llamada hechicería en Odu Ifá. Este libro es acerca de la
adivinación.
Cualquier persona que reciba una orientación de ibi ori debe de darles un
tabú en contra de cualquier forma verbal de embrujo de uno mismo. El poder de
la palabra transforma la conciencia. Si te levantas todas las mañanas diciendo
“Soy una persona buena y bendecida,” cargaras con esa creencia como la
fundación de tu identidad propia. Si te levantas todas las mañanas y empiezas
el día diciendo “No valgo nada,” cargaras con esa ciencia como la fundación de
tu identidad propia. El principio primero de curación es que si no puedes
crearlo, si no puedes imaginarlo, y si no lo puedes imaginar, no lo puedes
invocar. No hay curación de uno mismo sin la imagen propia positiva. La baja
autoestima es una maldición de la vida en América. Para el adivinador que
trabaja en este país, encontrar maneras para atacar este problema es esencial
para el proceso de curación. Odu Ifá no siempre tiene respuestas claras para esta
pregunta porque su enfoque entero de la disciplina espiritual de Ifá, es prevenir
este problema de que se manifieste. Hombres y mujeres quienes crecen en la
cultura tradicional de Yoruba, practicando la disciplina espiritual de Ifá, saben
que son buenos y bendecidos. Ellos lo saben con humildad y lo viven con
propósito. Es en le contexto del problema de componer el bajo autoestima, que
debemos escuchar las revelaciones del Espíritu de Ela. No podemos oír esas
revelaciones si no hemos abrazado los rigores de la disciplina espiritual de Ifá.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s