Ofrenda

Brujo cubano
Brujo cubano

Cuando una persona realiza una ofrenda está consciente de que al cumplir con su deber ha ganado el derecho de ser retribuido con el alejamiento o la desaparición de las perspectivas de peligro, si es el caso, o con la reafirmación del bienestar. Hacer lo correcto deviene satisfacción psicológica y esa conciencia de su responsabilidad para con los seres superiores, la hace perpetuar la práctica del sacrificio de una u otra forma, así que es habitual para los yorubás buscar consejos y soluciones en los sacerdotes que guían sus caminos por la vida.

Sin embargo, Ifá deja bien claro en todos sus postulados, que no existe forma de ofrendar por el mal en ninguna de sus manifestaciones. Quien apele al sacrificio para robar, matar, hacer daño a otros, o cualquier otra baja intención, no encontrará respaldo en Ifá. El oráculo yorubá salva a la persona del mal que lo acosa, pero sin dirigirlo a ninguna otra persona.

Un ejemplo de este criterio se puede observar en el siguiente poema del odu Ogbe Osá, en el cual a la persona para quien aparece esta marca de Ifá se le recomienda no robar ni meterse en negocios sucios porque finalmente el tribunal de la conciencia le hará vivir en constante intranquilidad; se le exhorta a expresar sus emociones:

“Uno que consigue cosas a cualquier precio, otro que se amparó en el destino. Uno que buscó protección para la mano, otro que prefirió a Eni Ilé, fueron en busca de adivinación con el sacerdote llamado:
«La intranquilidad se albergó en las emociones»,
cuando ellos decidieron venir del Cielo a la Tierra en busca de honor y respeto.

Ajídewe Edu les dijo que el baúl del honor estaba abierto, que el foso de fango estaba abierto.
A cada uno se le dijo hacer sacrificio.
Ajídewe Edu les dio la lista de las cosas necesarias.
El destino y la mano cumplieron con el sacrificio; ellos oyeron y sacrificaron.
El destino recibió su corona y reinó longevamente por encima de todas las deidades.
La mano recibió su ude de autoridad y preservó su vida.
Eni ilé no sacrificó.
Echu dio un vuelco a su destino y lo dejó sin protección.
Ifá entonces declaró:
—¡Ooh Eni ilé!
¡Cada vez que seas utilizado, todos te entregarán con desprecio!
El dinero de Ogbe Osá óóó,
será el dinero sucio que lo llevará a un lugar remoto.
Él podrá comprar la tierra para la sepultura,
pero no podrá pagarle rescate a la muerte.
El dinero sucio rejuvenece al viejo,
pero no compra juventud.
¡Ooh Eni ilé!
¡Hagas lo que hagas, tu destino fue marcado
por la larga mano de la Muerte!
¡Ooh Ogbe Osá óóó!
¡Has tomado el dinero de la Muerte!
¡Ooh Ogbe Osá óóó!
¡El dinero sucio es lo que lleva a uno a un lugar remoto!
¡Ooh Ogbe Osá óóó!
¡La intranquilidad se albergó en las emociones!”

Oluo Adrian de Souza Hernandez.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s