ÒSÁNYÌN ALÁGBO – EL ESPIRITU DE LAS HOJAS ES EL DUEÑO DE LA OLLA DE LA MEDICINA

osain (1)Había un Babaláwo (adivino), que vivía en la misma aldea que un onísègùn (médico herborístico) llamado Òsányìn (Espíritu de la Medicina). Era Òsányìn quien poseía awo ewé (Misterio
de la vegetación) y era el Babaláwo quien poseía awo Odù (Misterio de la sagrada escritura).
La gente de la aldea estaba plagada por àrùn (enfermedad). Se volvieron a Òsányìn para curar sus enfermedades. Su ògun (medicina) era efectiva, pero nadie se paró a preguntarse qué estaba haciendo que la àrùn (enfermedad) se extendiera.
Fue en el día en el que la gente de la aldea dejó de ir al Babalàwo para dáfá (adivinación) que el Babaláwo viajó a la casa de Òsányìn. El Babaláwo pidió a Òsányìn compartir el trabajo de curar a
quienes estaban enfermos. Fue el Babaláwo quien sugirió que juntos podían curar àrùn (enfermedad) y descubrir su causa.
Òsányìn no tenía ningún deseo de compartir su trabajo con el Babaláwo porque su ògun (medicina) lo estaba haciendo un hombre rico. El Babaláwo hizo una ofrenda a Esù (Mensajero Divino), y le pidió que interviniera. Fue Esù quien caminó enfrente de la casa de Òsányìn en el día en el que ésta se derrumbó.
Òsányìn emergió de los escombros con un ojo, un brazo y una pierna. Desde entonces el Babaláwo y Òsányìn trabajaron juntos para eliminar àrùn (enfermedad) de la aldea.
Comentario: La disciplina Ifá tal como es practicada en Africa trabaja en asociación cercana con la disciplina de Òsányìn, o medicina tradicional herborística. No todos los sacerdotes Ifá son
hábiles en la disciplina de Òsányìn, pero la mayoría de las familias Ifá tienen algún tipo de asociación con los sacerdotes que se especializan en la preparación de medicina.
La historia de Osànyìn sugiere que la mayoría de las enfermedades tienen una causa espiritual.
Esta es una extensión de la creencia Ifá de que el vivir en alineamiento con el destino trae las bendiciones de larga vida, abundancia e hijos. La enfermedad se ve generalmente como un síntoma de una falta de alineamiento con el destino personal. Curar el síntoma sin curar la causa se ve como sin
sentido. Este relato también apunta a las consecuencias negativas que vienen cuando el trabajo espiritual es llevado a cabo tan sólo con el propósito de ganancia personal. Es la arrogancia de Òsányìn la que lo conduce a su accidente y a la desfiguración como resultado. La sugerencia aquí es que cualquiera que funcione solamente a partir de un motivo de ganancia material no es una persona completa.

-Tomado del libro: ÌBÀ ‘SÈ ORÌSÀ, de Awo FA’LOKUN FATUNMBI

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s