San Lázaro, el personaje bíblico.

Palencia_-_San_Lazaro_3Lázaro de Betania es un personaje bíblico que solo aparece en el Nuevo Testamento, hermano de María y Marta de Betania. Vivió en Betania, un pueblo a las afueras de Jerusalén. En su casa se alojó Jesús al menos en tres ocasiones. Es muy famoso principalmente porque según el Evangelio de Juan (11:41-44) fue revivido por Jesús. A partir de esta historia su nombre es utilizado frecuentemente como sinónimo de resurrección.

Lázaro, Marta y María vivían en el castillo de Magdala y eran miembros de una noble y poderosa familia descendiente de reyes, sus padres se llamaban Ciro y Euca. La familia tenía este castillo, próximo a Nazaret, las tierras de Betania y una parte de las de Jerusalén, que repartieron entre los tres: María, el castillo de Magdala (de ahí el nombre de María Magdalena); Marta, Betania y Lázaro, la parte de Jerusalén. María se entregó a la vida disoluta y los placeres; Lázaro se hizo caballero y Marta era la única que se ocupaba de los asuntos domésticos y administrar sabiamente la riqueza de los tres, y aún podía dedicarse una buena parte a la caridad con los necesitados. Cuando Cristo ascendió al cielo, vendieron todas sus posesiones y se dedicaron a la predicación de la buena nueva.

Tras la muerte de Cristo, los tres hermanos huyeron de Palestina, junto con la sirvienta Marcela, Maximino, Celidoni, José de Arimatea y otros discípulos de Cristo. Llegaron navegando en las costas de Provenza y desembarcaron en Marsella. Lázaro se convirtió en el primer obispo de Marsella, mientras Marta, con Marcela, fue a Tarascon, donde según la leyenda encantó una terrible bestia llamada La Tarasca, con sus plegarias y vuelve a la ciudad con la bestia así domada. Los habitantes aterrorizados atacaron a la criatura al caer la noche, que murió allí mismo sin ofrecer resistencia. Entonces Santa Marta predicó un sermón a la gente y convirtió a muchos de ellos al cristianismo. Arrepentidos de dar muerte al domado monstruo, los habitantes cambiaron el nombre del pueblo a Tarascón. María se hizo eremita. Maximino y Celidoni fueron obispos de Ais. Las tumbas de María Magdalena (en la Santa Balma de Saint-Maximin y en la abadía de Vézelay), de Marta en Tarascon y de Lázaro (en Marsella y, después, en la Catedral de Autun), se convirtieron en lugares importantes de peregrinación durante toda la Edad Media. Además, en la abadía de la Trinidad de Vendôme, se mostraba una filacteria con una lágrima que Cristo había derramado en la tumba de Lázaro, al comunicársele su muerte.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s