Diciembre no es un mes de indiferencia.

Foto de PerfilEste ultimo mes de diciembre no es un mes de indiferencia. No pasa inadvertido, se siente. Está afuera, en las calles, está adentro, en cada uno de nosotros. Es un mes de vivencias fuertes. Marca finales y tiene principios. Son días de emociones: La Navidad y el Año Nuevo tienen una magia especial para movilizarnos por dentro. Para muchos, el foco de la celebración esta puesto en lo religioso. Para otros, en el estar juntos y en familia. Sensibles al dolor que dejan las ausencias de los seres queridos, muchos quisieran borrar las fiestas del calendario. Muchísimos, los que viven las rupturas-divorcios-nuevos matrimonios-hijos que se fueron se enfrentan con su angustia y hacen lo mejor que pueden. A todos nos pasan cosas y tenemos que ser fuertes para sobreponernos. Es una época para intentarlo a pesar de todo. Es una oportunidad para conectarse con la renovación, el renacer de la esperanza, con los buenos deseos para que el amor y todas nuestras bendiciones nos guíen,nos amparen y se multipliquen.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s